domingo, diciembre 24, 2006

LA SOPRANO BOGOTANA CAROLINA LUQUE RECIBE EL APLAUSO DEL PUBLICO EN EL TEATRO AMIRA DE LA ROSA

Una gran ovación del público barranquillero recibió Carolina Luque en el Concierto Lírico de Navidad el día viernes 22 de diciembre de 2006
(Fotografía publicada en El Heraldo)

sábado, diciembre 23, 2006



GRAN CONCIERTO LIRICO DE NAVIDAD EN BARRANQUILLA

El día 22 de diciembre de 2006, la Soprano Carolina Luque intervino como solista en el Teatro "Amira de la Rosa" de la ciudad de Barranquilla, en un hermoso Concierto Lírico de Navidad que fue muy aplaudido por el público. En esta oportunidad, alternó con el tenorino Jorge Eduardo Movilla de la Espriella y estuvieron acompañados por la Orquesta Filarmonía Capital.

Este concierto contó con el patrocinio de Promigas, Gases del Caribe, Olímpica, Seguros Bolívar, Energía Solar, Hotel Puerta del Sol y Emgesa.

miércoles, diciembre 20, 2006



RECITAL LIRICO EN EL CENTRO DE CONVENCIONES "GONZALO JIMENEZ DE QUESADA" DE BOGOTA

En el mes de noviembre de 2006, la Soprano Lírica Luisa Carolina Luque se presentó como solista en un concierto privado realizado en el Centro de Convenciones "Gonzalo Jiménez de Quesada".


viernes, julio 21, 2006

CAROLINA LUQUE CANTA EN EL SALON ELIPTICO DEL CONGRESO DE COLOMBIA EL DIA DE LA INDEPENDENCIA NACIONAL

El día jueves 20 de julio de 2006, la soprano Carolina Luque intervino en el Salón Elíptico del Congreso Nacional de la República de Colombia, acompañada por la orquesta "Filarmonía Capital", atendiendo la invitación que le fuera formulada por la Mesa Directiva de dicha Corporación, con ocasión de los actos solemnes de instalación de las sesiones ordinarias correspondientes al período constitucional 2006-2010. El acto, que fue transmiido por televisión, contó con la presencia del Excelentísimo Señor Presidente de la República, doctor Alvaro Uribe Vélez, de todos los ministros y de importantes invitados nacionales y extranjeros.

viernes, junio 23, 2006


NACE LA ORQUESTA FILARMONIA CAPITAL

En días pàsados la pianista cubana Edelsa Santana, la soprano Carolina Luque y el violinista Harold Herrera, tuvieron la inicativa de promover la constitución de la "Orquesta Filarmonía Capital", compuesta por distinguidos profesionales de la música con una amplia trayectoria artística, quienes han sido integrantes de las más importantes orquestas sinfónicas, filarmónicas y grupos de Cámara existentes en Colombia.

Dicha orquesta ofrece los siguientes servicios: 1.- Conciertos de música clásica y popular. 2.- Recitales líricos y de zarzuela con una amplia variedad de arias y romanzas selectas, con la participación de sopranos, mezzosopranos, tenores, barítonos, bajos y grupos corales. 3.- Oratorios para ceremonias religiosas de carácter solemne, tales como matrimonios, primeras comuniones, etc. 4.- Cursos de inducción, formación y capacitación en todos los instrumentos. 5.- Dirección de grupos corales, orquestales y agrupaciones musicales. 6.- Talleres de Técnica Vocal para personas de distintas edades. 7.- Conferencias y tertulias ilustradas sobre historia de la música, grandes expositores y géneros musicales.

Su composición básica es la siguiente:

Piano:
EDELSA SANTANA PEREZ

Violín I (Concertino):
MARIO POSADA TORRES

Violín I:
HAROLD HERRERA DARLEY-BENTLEY

Violín I:
LUZ MERY BERNAL ESPINOSA

Violín II:
NANA NIKOLOVA PETKOVA-LAKIMOVA

Violín II:
SANDRA LILIANA MORENO MORENO

Violín II:
RONALD ANDREI PERILLA FUENTES

Viola:
DAVID LEONARDO CARDENAS USAQUEN

Viola:
JOSE FELICIANO ACUÑA C.

Violonchelo:
CARLOS MANUEL PAZ NARVAEZ

Contrabajo:
ANGEL MAURICIO ACOSTA AVELLANEDA

Además de lo anterior, la Orquesta cuenta con el apoyo de varios cantantes líricos, entre los cuales se destacan los siguientes:

Soprano Coloratura:
LUISA CAROLINA LUQUE VALBUENA

Mezzosoprano:
PAOLA DIAZ

Tenor:
ROBERTO IGNACIO AMAYA MESA

Barítono:
SIDNEY GIOVANNY JIMENEZ MOSCOSO

TELEFONOS DE CONTACTO: 6127051, 6226495
CELULARES: 3012290706, 3002000307, 3108737840
EMAIL:
filarmoniacapital@gmail.com

CAROLINA LUQUE EN EL CAMARIN EL CARMEN
Carolina Luque, se presentó en el Camarín del Cármen de Bogotá, acompañada por la Orquesta Sinfónica dirigida por el Maestro Marco Antonio Díaz. (23 de Junio de 2006)

lunes, abril 10, 2006

LA REINA DE LA NOCHE
La voz más aguda de Colombia apenas tiene 21 años


Por Fernando Araújo Vélez
El Espectador, 13 de junio de 2005


Ella jamás tuvo noticias sobre algún pariente cercano o lejano que se hubiera fascinado con la música, más allá de su madre, Consuelo Valbuena, y de un tío medio embelesado por los boleros y las rancheras. Con él aprendió sus primeras canciones, “temas populares que cantábamos en reuniones, nada especial”. De su madre heredó la pasión por el canto y esa especie de locura de creer que por la música se puede vivir. “Ella siempre me ha apoyado en mis decisiones, confiando incluso en mis aparentes locuras, como haber abandonado el colegio en 10º para dedicarme del todo a cantar”.

Sus recuerdos, sus hábitos, sus ilusiones, la manera en que habla, el movimiento de sus manos, todo para ella gira alrededor de la música, todo está determinado por el canto. “Mi primera imagen, a los tres años, o antes tal vez, es la de una niñita que va por su casa, que al mismo tiempo es el mundo, cantando y cantando”. Por aquel entonces solían molestarla porque hablaba muy duro, casi a los gritos. Su padre era el único que la defendía de los ataques y la inminente aunque siempre postergada cita con el otorrino. “Él repetía que me dejaran tranquila, que si yo hablaba alto era porque algún día sería cantante de ópera”.

Don Alberto falleció cuando su hija apenas acababa de cumplir cinco años. Con el peso del dolor encima, y el de la ausencia, Carolina Luque fue creciendo y cantando, tal vez con el velado deseo de cumplirle a su padre. Con el tiempo, también, se acostumbró a que la señalaran con el dedo porque era muy seria, una muchachita que parecía saber muy bien lo que quería y no armaba pataletas por una muñeca rota o un manchón en su vestido. “Los golpes te van mostrando otros caminos, no sé si mejores o peores, pero definitivamente distintos. Quizá para unos más trascendentales, y para otros, aburridos”.

Nunca le contaron que el hermano de su tatarabuelo fue uno de los primeros colombianos en traer compañías de ópera al país. El general Joaquín F. Vélez vivió muchos años en Roma como embajador de Rafael Núñez ante la Santa Sede. Su misión era interceder ante el Papa para que la Iglesia anulara el primer matrimonio del presidente con Dolores Gallego. Núñez necesitaba vía libre para casarse con Soledad Román, Vélez era su hombre en Italia. Allá aprendió los secretos de la lírica. Se enamoró. Antes de regresar se impuso la tarea de promover el bel canto en Colombia. Lo hizo en la medida en que las guerras y los tratados lo dejaron. Cuentan que cuando perdió las elecciones de 1904 con Rafael Reyes, el primer fraude electoral comprobado de la historia en Colombia, dijo, con una de sus pocas sonrisas, que de allí en más se dedicaría sólo a escuchar cantar.

Si la historia de Carolina Luque hubiera sido escrita por Giusseppe Verdi o por Gaetano Donizzeti, tal vez los tiempos habrían confluido, y el general y la soprano coloratura se hubiesen encontrado una noche, “porque es en las noches cuando uno debe cantar. La voz sale más clara, más plena, con mayor cuerpo”. Habrían conversado sobre Verdi, “porque es imprescindible cantar a Verdi si uno quiere ser cantante lírico, más allá de que es un inmortal”. Probablemente la niña le hubiera sacado una sonrisa al general contándole los mitos y leyendas que siempre ha habido acerca de los cuidados de la voz. “La primera verdad es que uno debe dormir como mínimo 10 horas al día. Después, al despertarse, empezar a cantar a las dos horas. Hacerlo con zapatos de tacón alto para que la voz salga con mayor amplitud, y nunca con el pelo mojado, pues el frío te mata”.

Los mitos pasan por aquello de que hay que tomar miel, o agua de panela, o no salir de noche, o no hablar los días de concierto. “Yo hablo, hablo todo el tiempo, posiblemente porque soy muy joven y abuso, como dice mi maestro”. Hace seis años, Carolina Luque empezó a tomar clases con Manuel Contreras, el primer tenor de Colombia. Había indagado casi hasta en las páginas amarillas en busca del mejor, hasta que una noche Martha Senn se lo recomendó. Entonces comenzó a salir su voz. Escalas, repeticiones, más escalas, ejercicios de respiración, partituras. “Ha sido un trabajo muy lento, como debe ser”. Ya antes había estudiado en el Conservatorio de la Nacional, en los Andes y con varios profesores privados. “Todo lo que estudies y ensayes, es poco”.

Desde que la escuchó, Contreras le dijo que ella era soprano coloratura, pero que sería necesario trabajar mucho para comprobarlo. Le explicó que la coloratura se da una en un millón, y que son las únicas que pueden llegar a los tonos más agudos. Años después, un otorrino de músicos se lo confirmó: “Tus cuerdas vocales son lo más fino que he visto”. Un honor, un desafío y, en el fondo, la confirmación de aquel antiguo presentimiento que tantos años atrás tuvo don Alberto.

CAROLINA LUQUE, Soprano

LUISA CAROLINA LUQUE VALBUENA, UNA JOVEN PROMESA DEL CANTO LIRICO
Esta joven artista, de nacionalidad colombiana, nació en la ciudad de Bogotá, el día 19 de enero de 1984.

Desde muy temprana edad, cuando apenas contaba tres años, comenzó sus estudios de iniciación musical en la Academia de Arte “Federico Chopin”, los cuales fueron complementados posteriormente con clases privadas impartidas por Luz Marina Mora, María Angélica Mallarino y Charito Acuña.

A la edad de siete años ingresó al Conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia, en donde adelantó el Curso Pre-Básico de Solfeo y Coro, bajo la dirección del profesor Svignik Sayac.

Durante cuatro años realizó estudios de música y canto en la Universidad de los Andes bajo la dirección y tutoría de los profesores Constanza Vargas y Jairo Serrano.

Paralelamente a sus estudios de canto, recibió clases privadas de piano con los profesores Mauricio Villa, Clara Correa, Luz de Botero, Piedad Rosas y Svetlana Solodóvnikova.

Desde hace algunos años se ha venido preparando en la Técnica de Canto de la Escuela Antigua Italiana, bajo la dirección del destacado tenor colombiano Manuel Contreras Bello, con quien ha tenido la oportunidad de preparar las arias de las operas La Flauta Mágica, Lucía di Lammermoor, Rigoletto, La Traviata, Don Pasquale, L´Elisir D´Amore, La Sonnambula, I Puritani, El Barbero de Sevilla, Lucrecia Borgia y Carmen.

Adicionalmente, desde el año 2000 recibe clases de Repertorio e Interpretación Lírica con la pianista y repertorista cubana Edelsa Santana.

En el mes de Junio del año 2002 participó en el Concierto “Selecciones de la Flauta Mágica y lo Mejor de la Ópera Mundial” realizado en el Auditorio Antonio Nariño de la Gobernación de Cundinamarca, interpretando los personajes de la Reina de la Noche (La Flauta Mágica), Gilda (Rigoletto), Violetta (La Traviata) y Norina (Don Pasquale), alternando con el Tenor Manuel Contreras, el Barítono Sergio Hernández y la Soprano Diana cubides, contando con el acompañamiento de Edelsa Santana.

En el mes de septiembre de ese mismo año, participó en el "Concierto Lírico Voces Colombianas”, realizado en el Teatro Patria de esta ciudad, conjuntamente con los tenores Manuel Contreras Bello y Andrés Roldán, el barítono Jaime Mariño y la soprano Diana Cubides, con el acompañamiento de la pianista rusa Svetlana Solodovnikova.

En el mes de marzo de 2005, intervino como solista en el recital lírico realizado en el Teatro Auditorio Leonardus de la ciudad de Bogotá, con el acompañamiento de la repertorista rusa Irina Viritch.

De manera esporádica ha participado como cantante en distintas ceremonias religiosas de carácter solemne.

En la actualidad continúa preparándose en las técnicas de este apasionante arte lírico.